Improvisación vs Planificación

Preparar las cosas o saltar directamente al ruedo: Es algo que a veces depende de la personalidad de cada uno, de nuestro estado de ánimo y sobre todo, de las circunstancias. No creo que una u otra sean necesariamente buenas o malas siempre; Hay momentos en los que una u otra opción son las únicas viables, o sencillamente la mejor.

Lo complicado es saber cuándo hay que dedicarse a una o a otra.. ¡y acertar! – Quizás digo algo obvio para mucha gente, pero pienso que la receta ideal se basa en improvisar ideas, soluciones, apuntar… probar, para después, analizar los resultados de estas pruebas, de estas innovaciones improvisadas, y si vemos que son positivas y que funcionan, planificar su crecimiento y su estructuración.

Cuando decidí poner en marcha Metafrase, afortunadamente tenía una idea que vivía en mi cabeza durante algunos meses.. ¿Hubo improvisación? Rotundamente SI: No estaba planificado poner en marcha una compañía desde cero en aquel momento.. No había un plan claro a seguir; Tuve que hacer un Business Plan en 3 días y desarrollar muchas herramientas en un tiempo récord.

 Así me he sentido durante bastante tiempo: Un corredor esprintando, intentando llegar a alguna parte mientras al mismo tiempo ha mantenido el equilibrio de un montón de cosas en el aire, para que todo funcione mientras avanzas hasta una posición más cómoda. De alguna manera, estoy seguro de que esto le pasa a todos los emprendedores cuando comienzan, otra cosa distinta es que sea sostenible en el tiempo.

Pero al mismo tiempo sí que había una idea detrás que no era improvisada; había una razón y un deseo de emprender que no eran improvisadas.. más bien, éstas habían encontrado su momento, y por tanto sólo había que “emprender” el camino. 🙂

Si no hubiera tenida clara la idea de negocio; Si no hubiera tenido tan clara la idea de que quería hacerlo; de que era la oportunidad de mi vida, y de que era “ahora o nunca” creo que habría buscado un empleo; Me habría dedicado a otra cosa, pero tras dos años “corriendo” y sin poder planificar demasiadas cosas, en enero de 2014 he tomado la decisión de pensar, y de empezar a planificar los próximos años de Metafrase.

He de decir que esta fase me está resultado más complicada que la anterior: Que la fase de lanzamiento, en
la que básicamente, sólo tienes que “correr” detrás de los proyectos, de los clientes y sacarlos adelante..
En este momento el proyecto empresarial ya tiene cierta inercia, cartera de clientes.. y digamos, que puedo estar relativamente tranquilo, y digo relativamente, en cuanto a comer, pagar las facturas, etc. Ahora, toca el momento de dejar de correr para escapar del toro, y tomar el rumbo de la nave; De fijarse metas, objetivos que de verdad uno mismo elija..

..y aquí empieza la primera reflexión: ¿A dónde quieres ir? – ¿Dónde quieres estar mañana? – Cuando tienes la libertad -y responsabilidad- de poder dirigir tu destino, las cosas son más complicadas; Ya no basta con obedecer directrices, y criticar a quién las toma si no funcionan. Uno debe tomar decisiones; Las críticas no sirven para nada.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s