Macbook pro sustituido por un iMac

Hace poco algunos de vosotros habréis leído en este mismo blog que me estaba volviendo loco porque quería actualizar el Macbook Pro 2012 que uso como herramienta de trabajo principal, casi siempre en modo equipo de sobremesa más que como portátil, porque realmente necesitaba más resolución de pantalla: tener dos monitores al mismo tiempo. Y no: la resolución de la pantalla del portátil + monitor externo no era suficiente.

Cuestión de productividad.. porque sí: yo diría que para al menos el 75% de los que usamos el ordenador para trabajar, usar 2 pantallas simultáneas nos permite trabajar más rápido y hacer tareas más complejas en menos tiempo. Si estás interesado aquí te dejo un enlace a un artículo que explica múltiples usos posibles:

imac-dual-monitor

Artículo Hipertextual: Trabajar con dos monitores

Después de ver el nuevo Macbook Pro 2016, llegué a la conclusión de que realmente no iba a obtener las ventajas que buscaba aunque el equipo tuviera potencia suficiente. Realmente como portátil no me convencía por ligero que fuese, básicamente por la pérdida del Magsafe -el conector magnético del cargador que ha impedido en mi caso alguna desgracia en más de una ocasión- y sobre todo porque sólo lleva puertos USB-C -que un día conquistarán el mundo pero HOY, que es cuando necesito usar el ordenador, no utiliza ni perry Es una apuesta de futuro poco “PRO” en un Macbook Pro, Apple. No puedo ir a trabajar de un cliente a otro cargado de ridículos (y caros) adaptadores. Aparte de quedar como un estúpido, es que no iría cómodo.

Como equipo portátil seguiré usando mi hasta ahora equipo principal, Macbook Pro 2012 “tuneado” que no va nada mal, a no ser que necesites muchas pantallas. 🙂

La idea de gastarme más de 3.000,00€ en un equipo portátil que como portátil no me convencía, y que además usaría casi siempre en modo “ordenador de sobremesa” no me pareció que fuera muy buena.. así que decidí explorar otras opciones. Apple: me has fallado esta vez.

Estuve entonces contemplando la posibilidad de migrar todo lo que tengo instalado en Mac y que llevo usando desde 2009 más que a Windows 10, a una máquina potente con Ubuntu Linux. La verdad es que estoy seguro de que podría trabajar usando Linux el 90% del tiempo.. Se puede usar una máquina virtual para aquello que requiere Windows (al igual que hago en Mac) o con VMWare Workstation, o con VirtualBox y a correr.

Estuve buscando en la Internet en busca de equipos potentes para montar Ubuntu, especialmente los Intel NUC, y si bien estuve tentado, al final ante las dudas de si con el tiempo el equipo estará soportado y si las actualizaciones de versión de Ubuntu seguirán yendo bien o me crearán un caos en el peor momento posible, decidí que seguiría con Apple por esta vez. En ese momento no estaba para experimentos y la unión hardware-software tiene su valor como garantía de soporte.

Me decidí por el iMac con pantalla Retina 5K de 27 pulgadas con procesador Intel Core i5 de cuatro núcleos a 3,2Ghz con 8GB de RAM y 512GB de disco Flash. (Sí, a estos iMac no se les puede ampliar la capacidad de disco Flash porque va soldado a la placa). Me aseguré que llevaba una buena tarjeta gráfica, en este caso la AMD Radeon R9 M390 con 2 GB de memoria de vídeo dedicada y que aguantaba configuración con múltiples monitores, como así es: Aparte del interno de 5K puede con otro monitor externo 5K, o bien con el interno 5K y dos externos de 4K. Así que, ¡luz verde!

Estuve pensando si elegía una configuración especial con buena pinta de la tienda Macnificos, como por ejemplo ésta: iMac 27-5K-16GBRAM-2TB-SSD, en la que sustituyen el HD mecánico del Fusion Drive del iMac por un SSD, y así tienes un SSD que no es tan rápida como la Flash de Apple, pero corre que se las pela, y por un precio mucho, mucho más asequible, además de una ampliación de RAM más económica.

En mi caso esta ampliación de RAM fue encargada a PC Componentes junto con otro hardware que necesitaba, aprovechando unificar los gastos de envío. Así que en total, los 8GB de fábrica + 16GB pues 24GB de RAM para el iMac. Por cierto, por si a alguien le interesa, la RAM que compré fue esta, que creo que es más rápida que la que el iMac trae de serie (la de Apple es CL11, y esta CL9):

kingston-hyperx-impact-black-ddr3-1600mhz-pc3-12800-4gb-cl9

Kingston HyperX Impact SO-DIMM DDR3L 1600 PC3-12800 8GB CL9

No sé por qué no elegí esa configuración de Macníficos, la verdad, porque está fenomenal.. bueno sí: sí lo sé: quería el disco Flash de Apple 😉 – No quería que se me quedara clavada la espinita: Sí, ya sé que a efectos prácticos seguramente no le note demasiada diferencia en el día a día, pero el SSD por el bus SATA6 -que es lo que lleva la configuración que os digo- puede dar unos 550MB/s máximo, y el Flash de Apple que da los 2000MB/s pues.. bueno, quería darme el capricho, aunque económicamente no era óptimo. Así, que a pasar por caja.

captura-de-pantalla-2016-12-26-a-las-17-55-40

El rendimiento de disco Flash de Apple es espectacular

Finalmente opté por una oferta de K-Tuin en la que en Black Friday ofrecían un 20% de descuento (bueno, en realidad un 10% efectivo, porque el otro 10% es en dinero K-Tuin pero que sólo puedes emplear para obtener un 5%-10% de descuento máximo en otras cosas que puedan interesarme).

La experiencia de compra online en K-Tuin fue muy buena. Tan sólo cabe reseñar una pequeña falta de comunicación. Os cuento: Como el equipo llevaba Flash era de encargo (no tenían en stock), tardaban 2-3 semanas en servirlo. La verdad es que al final de la tercera semana y no saber nada sobre la entrega a pesar de poner un par de e-mails a K-Tuin al respecto, me puse nervioso pero gracias al equipo de Twiter de K-Tuin que se pusieron en contacto conmigo tras pedirles ayuda, casualmente al día siguiente tenía el equipo en la oficina. 🙂

LLegó hace muy pocos días así que apenas he tenido tiempo de cacharrear con él.. He empezado a migrar aplicaciones, datos, etc. He decidido montarlo desde cero más que migrar lo que tenía en el Macbook, para intentar que el equipo esté lo más “limpio” posible (en cuanto a software se refiere) así que llevará algo de tiempo.

macos-sierra

Por ahora, alguna que otra “fechoría” del macOS Sierra sí que he encontrado: Una con las claves RSA, que bueno, he logrado resolver, y otra, con un problema conocido, en el que en algunos equipos, cuando vuelves de la suspensión de energía (y no siempre) la pantalla se queda en negro aunque el equipo está activo. Supongo que esto, más pronto que tarde, Apple lo terminará solucionando con algún fix. Si fuera algún driver o algo, como no sea de VMWare Fusion.. pero tengo la última versión..

He sopesado borrar el sistema e instalar OSX El Capitan que es muy estable y va fenomenal pero por ahora me da pereza, la verdad. No obstante como no saque Apple el Fix es lo que acabaré haciendo.

Por lo demás, el equipo va como un tiro.. y lo mejor: la pantalla.. ¿qué decir de la pantalla 5K de Apple? – Pues que es increíblemente buena: espectacular, díria.. Tengo al lado la pantalla 4K de Samsung de 27″ y se nota que es bastante peor (siendo una buena pantalla)..

Esto ha sido todo por esta entrega.. comentaros que de tener más tiempo libre, sin duda hubiera optado por la vía del Intel NUC con Ubuntu. De hecho me gusta mucho la idea.. Es económico, potente y bonito. Como no tengo mucho tiempo libre he ido a “lo seguro”. Espero no haberme equivocado. Pero si tienes tiempo libre, dale una oportunidad. Además si no te aclaras con Ubuntu siempre podrás instalarle Windows 10. 🙂

intel-nuc